Todo está por descubrir

Coincidence is God's way of being anonymous

Conducir en USA para un español

6 comentarios

En esta ocasión me gustaría describir las diferencias que percibí entre ambos países en lo que al estilo de conducción, el tráfico y las infraestructuras se refiere. La diferencia me pareció suficientemente notable como para reseñar todos los detalles que pude ver, en comparación con mi experiencia en las carreteras españolas. Como pequeño avance, decir que conducir en América es mucho menos estresante que hacerlo en España. Se nota una gran diferencia.

Lo primero que pude ver al llegar a Texas es el tamaño de sus autopistas, y lo cómodo que es conducir por ellas, dicho sea de paso. Partiendo de que es muy común el uso de coches de transmisión automática y del cruise control, o control de velocidad, lo primero que se me vino a la mente fue decir: “esto está hecho pa’ tontos”. O mejor dicho, la conducción en USA está pensada para que cualquiera, por torpe que sea, pueda conducir.

Cruise Control También es entendible esto, desde el momento en que para TODO hay que usar el coche, sobre todo en determinados estados con una menor densidad de población. Es decir, la economía del país y el bienestar subsecuente de la sociedad depende, mucho más que en España, de que la gente pueda moverse en coche. Estando allí es fácil ver por qué existe tanta vigilancia con los precios del petróleo, y por qué un país como USA puede plantearse invadir otro que sea productor para estabilizar dicha producción. Sin petróleo, y por tanto sin coches, USA se viene abajo. Seguramente pasaría lo mismo en cualquier país moderno, pero tengo la impresión de que allí la dependencia es aún mayor.

En San Francisco o en Nueva York, por ejemplo, podría ser factible la idea de vivir sin coche, o al menos de moverse principalmente en transporte público. Pero en la gran mayoría de las ciudades americanas, o tienes coche, o mejor no salgas de casa. En Texas desde luego es así, tanto en San Antonio, como en Austin y Dallas.

Una de las cosas que más echaría de menos de España al ir a vivir a USA sería el poder darme paseos por la ciudad, por el parque, por la playa… No existe tal concepto en la mayor parte del país, por la propia dependencia que hay del coche, y porque no abundan los lugares habilitados a tal efecto. Eso sí, en Texas uno coge su coche por la mañana, aparcado delante de su casa, lo conduce hasta la puerta del lugar a donde quiere ir, lo aparca, y listo. Eso de dar vueltas buscando aparcamiento se da solo en ciudades más europeizadas tipo San Francisco o NY, o en lugares y días muy señalados, pero son excepciones en el conjunto de Estados Unidos y en la vida del americano medio.

En cuanto a las autopistas, al principio cuesta hacerse a ellas porque todas las señalizaciones se basan en los puntos cardinales (norte-sur-este-oeste), y en nombres de ciudades principales. A los nombres estoy acostumbrado en España, pero no a las indicaciones I10 West y cosas del estilo.

La dificultad se acaba en cuanto uno echa un ojo a un mapa para ver cual es el recorrido de las autopistas principales que pasan por la ciudad. Por ejemplo, esa I10 cruza todo Estados Unidos, de este a oeste. Con tener una mínima idea de donde quedan los lugares de salida y de destino de su ruta en el mapa es suficiente.

En poco tiempo, el circular por las autopistas se convierte en algo mucho más instintivo de lo que es aquí, porque es un sistema más lógico. A ello contribuye también que las calles principales de las ciudades son larguísimas, con lo que es más fácil orientarse utilizándolas como referencia cuando se tiene un poco de conocimiento del lugar. Por ejemplo, la famosa Mission Street de San Francisco tiene 11,6 km. Otra ayuda son las calles numéricas, en lugar de con nombres arbitrarios. En general el sistema es más lógico, y por tanto, más difícil de entender en un primer momento, pero mucho más útil a la larga en el día a día.

Las autopistas, además de ser grandes y espaciosas, están muy bien diseñadas. Y es algo curioso, porque no se trata ni mucho menos de autopistas modernas, al contrario. Las autopistas en las zonas más rurales son como las que podríamos encontrar aquí, con sus 2-3 carriles, donde se adelanta por la izquierda y se respeta la velocidad máxima.

Pero las que me encantan son las de las ciudades. Y me encantan sobre todo porque están, de nuevo, hechas para torpes. En España, tomar la salida incorrecta de la autopista te puede suponer un buen rato hasta volver a donde estabas. En USA todas las salidas tienen su vía de Turnaround o cambio de sentido, y una serie de carriles que van paralelos a la propia autopista para entrar y salir de ella. Es decir, en todo momento tenemos capacidad para decidir donde ir, incluso si nos equivocamos. Eso hace, añadido a todo lo demás, que conducir por ellas sea muchísimo menos estresante.

La gente, en términos generales, conduce de manera civilizada. Aquí en España en los últimos años creo que hemos avanzado mucho en ese aspecto con las medidas de la DGT. Otra cosa que me llamó la atención de USA, es que allí se adelanta por la derecha tranquilamente (en las autopistas de más de dos carriles), ¡y no pasa nada! Es decir, la gente va por su carril tranquilamente, y si el señor de la derecha quiere pasar pues nadie se estresa. Aquí en España, yo primeramente no adelantaría por la derecha, y segundo, si alguien me adelantara por la derecha, ¡pensaría que está loco! Pero allí se demuestra que no es para tanto.

La circulación dentro de las propias ciudades es igualmente cómoda, ya que se puede ir a cualquier lugar en coche. Una de las cosas que más se “echa de menos” conduciendo por Estados Unidos son nuestras queridas y omnipresentes rotondas. ¡No hay ni una! (excepto en centros comerciales, estadios y demás). Será que no hacen tanta falta. Allí todo funciona a base de semáforos, de carriles de acceso situados en el centro de la vía para poder acceder a un lugar cruzando los carriles del sentido contrario, sin interrumpir el tráfico en ninguno de los sentidos, etc.

Lo que vi es que en general son más prácticos. Para girar a la derecha en cualquier cruce da igual que este en rojo o en verde el semáforo, si no viene nadie se puede girar sin problema. El semáforo, por cierto, está generalmente situado al otro lado del cruce, de manera que si se para el primero en un semáforo, este no queda encima nuestra, lo que es muy típico en España, con las necesarias contorsiones necesarias para ver cuando se pone en verde para que no nos piten, cosa que también veo que pasa menos en USA. Hay menos estrés al volante en término medio.

Los semáforos, además, suelen tener una placa bien visible indicando el nombre de la calle que se está cruzando transversalmente, mostrando muchas veces qué numeros de casa se pueden encontrar girando a izquierda o a derecha.

La señalización de las autopistas también sigue una lógica útil. Cada salida tiene el número de kilómetro de la carretera, y si en el mismo kilómetro hay más de una salida, se les agregan letras A, B, C. Si alguien te dice, tienes que tomar la salida 156B de la I10, no tienes más que buscar dicho kilómetro y estar atento a la señalización. Y si te equivocas tienes ahí mismo la posibilidad de dar la vuelta y reincorporarte a la autopista, o puedes girar, y circular por las vías auxiliares paralelas a la autopista, que te llevan al mismo sitio, aunque más despacio.

También se utilizan mucho los stops donde no son necesarios los semáforos. De manera que en un cruce de dos vías, con posibilidad de que aparezcan coches por 4 lugares diferentes, el primero que llega a su stop y para completamente es el primero que sale del stop. Es decir, se cede el paso según el orden de llegada, y no hay ningún problema. No se fijan en si en un ceda el paso tiene preferencia quien viene por la derecha. El que primero llega, sale el primero. Y funciona bien. De hecho, asi se evita en muchas ocasiones tener que poner un paso de cebra, porque al respetarse los stops, cuando un viandante quiere cruzar por un stop, sabe que el coche que viene debe parar sí o sí y dejarle pasar.

Algo evidente es que los coches allí son mucho más grandes, y gastan más gasolina en general, pero cuando uno ve los precios que se pagan en USA, la verdad que es difícil saber quien paga más en total por la gasolina. Ahora el precio del galón está sobre los 2$. Cuando yo estuve allí en Texas estaba sobre los 3$. Teniendo en cuenta que un galón son 3,78 litros, el litro costaba por aquel entonces  0,79$/L, y hoy en día 0,53$/L, o lo que es lo mismo 0,47€/L. Y en cuanto a los peajes, yo no vi ninguno. Lo cual no quiere decir que no haya, pero desde luego son mucho menos numerosos que en España.

De todas formas, hay algo especial en esos coches tan enormes. Tienen algún tipo de magnetismo. Especialmente el Toyota Tundra. Me encantó tanto que fui a ver cómo los fabricaban en la planta de Toyota en San Antonio, TX.

Anuncios

Autor: Adrian Sancho Chastain

Ingeniero en ciernes enamorado de la naturaleza y deseoso de aprender y mejorar, teniendo los ojos puestos siempre en quien me ha dado todo lo que tengo, Dios. Aquí puedes ver mi perfil de manera más detallada: http://es.linkedin.com/in/adriansancho/

6 pensamientos en “Conducir en USA para un español

  1. Qué bellas fotos mi more.
    Madre mía, que montón de calles.
    Muy lindo se ve ahí, y eso que no hay rotondas allí,
    Y me encanta las tundra.
    Te quiero.

  2. Con lo que me gusta este país, ha sido un placer leer tu artículo, teniendo en cuenta que acabo de sacarme el carnet jeje. Un saludo y espero que te pases po mi blog y me sigas!

  3. Hola que me dicen de transporte público? no es común , un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s