Todo está por descubrir

Coincidence is God's way of being anonymous

¿Una excepción a la regla?

Deja un comentario

Traducción al español del artículo An Exception to the Rule? de la revista Tomorrow’s World (November-December 2014)

Link a la revista completa (en inglés): http://www.tomorrowsworld.org/magazines/2014/november-december

¿Una excepción a la regla?

Desde el principio, a la humanidad nunca le han gustado las reglas. Solemos engañarnos a nosotros mismos, no diciéndonos que una regla concreta sea mala, sino convenciéndonos de que somos la excepción a la regla.

En 1 Samuel 13 se dice que Saul sabía que estaba mal ofrecer sacrificios a Dios sin la presencia de Samuel, pero lo hacía igualmente porque consideraba que se trataba de una “situación especial”. A lo largo de la Biblia vemos una gran variedad de ejemplos de personas que quebrantaron las leyes de Dios porque sentían que su situación eran realmente excepcional.

Es humano pensar que somos especiales, que de alguna manera merecemos que las cosas vayan como nos gustaría, sin importar cuales sean los obstáculos. Nuestra voluntad es una fuerza poderosa, y puede cegarnos ante la realidad de las circunstancias. Por eso Dios inspiró a Jeremías a escribir: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocera?” (Jeremías 17:9). Dios sabe que el corazón humano, tomando decisiones sin la ayuda del Espíritu Santo, nos tienta a buscar justificación para el incumplimiento de la ley, convenciéndonos de que nuestra situación es una excepción. ¿Qué tiene que ver esto contigo y conmigo?

Lo básico

Tan pronto como Dios comenzó a trabajar con los israelitas, les enseñó a obedecer unas reglas básicas llamadas los Diez Mandamientos. Esas reglas tenían un doble propósito. En primer lugar nos enseñan a amar y honrar a Dios. En segundo lugar, cuando se obedecen, establecen una armonía entre nuestros vecinos y nosotros mismos.

Eso sí, deben ser obedecidas. Resulta instructivo ver como los israelitas cayeron en la situación que relata este artículo casi inmediatamente después de recibir los mandamientos. El primer mandamiento enseño a los israelitas a tener un solo Dios. El segundo les prohibió construir imagen alguna que adorar. Sin embargo, en pocos días desafiaron ambas leyes declarando una excepción a la norma.

Moisés había subido a lo alto del monte Sinaí para recibir las tablas de piedra de Dios. Las Escrituras nos muestran qué es lo que sucedió después: “Viendo el pueblo que Moisés tardaba en ascender del monte, se acercaron entonces a Aarón, y le dijeron: Levántate, haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Moisés, el varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido”. Unos versículos después, leemos como Aarón recibió el oro que le ofrecieron y con él moldeó el becerro de oro. Entonces dijeron: “Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto” (Éxodo 32:4).

No pensaban que los dos primeros mandaimentos fueran malos o incorrectos, solo que su situación era excepcional. No declararon que no quisieran amar a Dios. De hecho, ¡consideraban que lo que estaban haciendo era mostrar amor a Dios! Estaban utilizando la imagen del becerro de oro simplemente para “visualizar” a Dios con mayor claridad, para darle una forma física.

En el versículo quinto se puede ver como Aarón construyó un altar delante del becerro de oro e hizo la siguiente proclamación: “Mañana será fiesta para Jehová”. Ellos pensaban que estaban honrando a Dios, pero en realidad lo estaban deshonrando. Sentían que estaban acercándose más a Dios, cuando lo que estaban haciendo era alejarse de Él. Y todo comenzó con una excepción a la regla. Debido a que Moisés no estaba cerca, y parecía que estaba tardando demasiado en bajar de la montaña, decidieron que sería correcto adorar a Dios “a su manera”.

Cultura Moderna

Podríamos encontrar decenas en incluso centenas de ejemplos de formas en las que nuestra sociedad moderna sigue el lamentable ejemplo del antiguo Israel.

Sin ir más lejos, Dios nos manda santificar el día Sabbath (Sábado). ¿Con qué propósito? El objetivo del Sabbath es recordarnos que Dios es nuestro Creador y el Sustentador, el de acercarnos a Dios, y el de hacernos pensar acerca del futuro milenio de paz bajo el reinado de Cristo. Cuando observamos el Sabbath y obedecemos las leyes de Dios, ¿cuáles son los resultados? Esos mismos, tal y como estaba previsto.

Pero muchos de los llamados “cristianos” tienen la idea errónea de que pueden estar cerca de Dios sin cumplir sus leyes. Creen que el Sabbath era solo para los judíos, y que hoy la sociedad moderna está exenta de su cumplimiento. Creen que pueden adorar a Dios cualquier día y de cualquier manera, tomando como día santo el Domingo. Dicen cumpir los Diez Mandamientos, pero llegado al mandamiento de guardar el Sabbath, dicen que es una excepción.

Otro ejemplo es el de los Días Sagrados establecidos por Dios. Dios dió una lista de Días Sagrados en Levítico 23, que se vuelven a mencionar en diferentes pasajes a lo largo de la Biblia. El cumplimiento de estas fiestas es una parte vital de la obediencia de la humanidad a las leyes de Dios. A medida que guardarmos estas fiestas, obtenemos un mayor entendimiento del propósito de Dios para la humanidad y para nosotros como individuos particulares.

Desgraciadamente, muchos de los cristianos modernos creen que su iglesia tiene la autoridad para cambiar los días designados por Dios para ser guardados, o que Dios de alguna manera permite a los seguidores de Cristo “saltarse” las mismas fiestas que el propio Jesucristo celebró, y que mandó a sus seguidores celebrar.

Una idea errónea, y muy común hoy en día, es que la celebración de estas fiestas es obligatoria solo para los judíos. Los cristianos, según esta teoría, tienen sus propios Días Sagrados. ¿Pero cuáles son las fiestas que celebran la mayoría de los cristianos modernos? Han sustituido las fiestas de Dios por fiestas paganas.

Durante estas fiestas está bien visto engañar a los niños sobre Santa Claus, el Conejo de Pascua, los Reyes Magos, etc. Por supuesto, durante el resto del año se enseña a los niños que mentir está mal, pero cuando llega la Navidad o la Pascua, ¡se hace un excepción! ¿Y cuál es el resultado? En lugar de acercarse más a Dios y de adquirir más entendimiento acerca de su voluntad, el cristiano medio sabe poco o nada acerca del propósito real de Dios para la humanidad.

La Biblia nos da normas acerca del matrimonio, la sexualidad, las finanzas, la economía y otra serie de temás. Estas normas nos enseñan como interactuar con las personas de nuestro alrededor, y como honrar a Dios. Estas normas no tienen la finalidad de suponer una carga para hacer nuestra vida más difícil, sino para hacerla más exitosa. Así pues, cuanto antes conozcamos estas normas y las hagamos parte de nuestro pensamiento, antes tendremos éxito y nos sentiremos llenos y satisfechos.

De algún modo, es como practicar un deporte. Si aprendemos las reglas, jugamos limpiamente y aprendemos a jugar bien, los demás querrán jugar con nosotros. Querrán estar en nuestro equipo, e incluso querrán aprender de nosotros y seguir nuestro exitoso ejemplo. Por otro lado, a nadie le gusta jugar con alguien que se salta las normas, y el jugador que se considera la excepción a la regla, con seguridad se frustrará y terminará fracasando.

¿Y qué pasa con nosotros? Los seres humanos hemos tenido históricamente una mentalidad de “excepción a la regla”. Pero si somos capaces de resistir la llamada de nuestra naturaleza humana, y pensamos tal y como David lo hizo cuando escribió: “¡Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación” (Salmos 119:97), estaremos bien encaminados hacia el éxito.

Anuncios

Autor: Adrian Sancho Chastain

Ingeniero en ciernes enamorado de la naturaleza y deseoso de aprender y mejorar, teniendo los ojos puestos siempre en quien me ha dado todo lo que tengo, Dios. Aquí puedes ver mi perfil de manera más detallada: http://es.linkedin.com/in/adriansancho/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s