Todo está por descubrir

Coincidence is God's way of being anonymous

Dios es fiel y da todo al que le obedece

1 comentario

Salmos 111:10 El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos; ¡su loor permanece para siempre!

Está tan claro y parece tan fácil, en cambio para nosotros como hombres resulta tan difícil. O al menos para mí. En mi camino de acercamiento hacia Dios hay vaivenes, muchas veces incitados por el enemigo, pero siempre consentidos por mí mismo. Se siente uno muy mal cuando se esfuerza en orar con regularidad pidiéndole a Dios que le ayude, o más bien que haga algo por él, cuando en el corazón siente algo totalmente distinto.

Creo sinceramente que el cambio, para todo en la vida, debe comenzar en uno mismo. Más que ayudarnos, Dios puede hacer cosas por nosotros. Digo esto porque veo que hay cosas en la vida sobre las que uno no tiene poder, y es por tanto únicamente de la mano de Dios que puede superarlas. Es algo que hace Dios por nosotros, como un favor que nos concede, pero no nos está ayudando, lo está haciendo Él por nosotros. Pero como digo, sólo podemos cambiar si nuestro corazón es sincero. Dios no va a ayudarnos a dejar de fumar, por poner un ejemplo, si nuestro corazón sigue anhelando fumar. Va a ser algo temporal, al final vamos a caer.

Proverbios 8:13 El temor de Jehová es aborrecer el mal; La soberbia y la arrogancia, el mal camino,Y la boca perversa, aborrezco.

Creo que es necesario llegar a odiar lo malo para poder dejarlo atrás. Si queda algún resquicio de anhelo en nuestro corazón, el enemigo va a aprovecharlo con toda seguridad para derrotarnos. Él no necesita una gran ventaja para ganarnos, solo necesita que dejemos un cabo suelto para tirar de él y deshacernos. Es por eso que se requiere una gran fortaleza por nuestra parte para sacar de nosotros lo malo, o más bien, para permitir que Jehová a través de Cristo limpie nuestro corazón, nuestra mente y nuestra mirada, y que permanezcan así.

Ser cristiano no es fácil, al contrario. De un tiempo a esta parte, gracias a mi anhelo por saber de las cosas de Dios, estoy siendo atacado más que nunca por el enemigo. Es muy astuto, sabe cómo tiene que hacer para camelarme y sobre todo sabe cómo hacer para pasar desapercibido, para que todo parezca una casualidad. Yo no sé si él sabe lo que tenemos en nuestro corazón y en nuestra mente, o sólo se basa en lo que sale de nuestra boca, pero realmente conoce los recovecos más oscuros de nuestro corazón y goza con las perversiones de la mente.

Tiene mucha habilidad para engatusarnos, y para hacernos sentir como los únicos culpables de nuestros pecados. Es cierto que somos los responsables últimos porque Dios siempre provee una vía de escape para no caer en el mal, pero muchas veces se requiere una capacidad de lucha que muchas personas no tenemos, o que más bien no hemos desarrollado aún.

Mi experiencia últimamente es que según me acerco más a Dios más estoy consiguiendo superar en mi vida, pero más me estoy viendo atacado por el enemigo. Como me dice mi chica, quien tiene un gran conocimiento de la Biblia y cuya relación con Dios está infinitamente más desarrollada que la mía, a Satanás le enfurece que sirvamos a Dios, y cuando ve que una persona puede llegar a ser una buena herramienta para Dios, pone toda su maquinaria en marcha para destruirla y ganarla para sí.

Lo bueno de todo esto es que si somos como Dios nos pide, no tenemos nada que temer. No quiere decir esto que no vayamos a tener problemas en la vida, al contrario. Los problemas existen en mayor medida según más nos acercamos a Él, por eso dicen los que saben que uno ha de temer cuando en su vida no tiene problemas, cuando no está puesto a prueba, porque Dios prueba la fidelidad de los que le aman mediante los problemas. Todo lo que pasa es porque Él permite que pase.

Pero si confiamos en Él, nuestro camino va a estar seguro. Y no me refiero a la vida eterna que espera a quienes Él considere justos, sino a esta vida, aquí y ahora. Dios es justo, Dios es fiel. Si tu le cumples a Dios en lo que te pide, el te va a dar todo lo que le pidas. Ahora bien, es muy difícil cumplirle a Dios en todo. Dios no es como un hombre que tiene dudas, Él no cambia su parecer según cómo es su carácter ese día, Dios no traiciona, Dios no puede mentirnos, Dios no puede desampararnos ni abandonarnos. Dios no juega en la liga de los hombres, está en otro nivel. Es por tanto que no hemos de verlo como si estuviéramos tratando con uno de nosotros.

Cuando uno desarrolla una relación íntima con Dios, cuando conversamos regularmente con Él, sentimos que nos contesta. No lo hace con grandes e imponentes mensajes, sino con susurros a los que hemos de estar atentos. Pero si prestamos atención, veremos con nitidez como nos está guiando en cada uno de nuestros pasos, como un padre guía a su hijo por el amor que siente hacia él. Cuando Dios nos dice algo, podemos estar seguro que eso es absolutamente cierto, que no hay un ápice de mentira o de trampa en ello. Dios no juega con nosotros, Dios no bromea, como yo personalmente he podido entender en estos últimos días.

Dios está dispuesto a darnos todo lo que pidamos si le obedecemos a toda costa, incluso si no entendemos la razón de las cosas que nos pide. Pero también está dispuesto a quitarnos todo, precisamente porque es JUSTO. La justicia no tiene por qué ser bonita, solo tiene que ser justa. En nuestro tiempo, cuando alguien comete un asesinato lo justo es que vaya a la cárcel. En otro tiempo pagaría con su vida. Ni la cárcel ni la pena de muerte son bonitas, pero son justas. Y es ahí donde mucha gente se equivoca con Dios y piensan que tiene un lado malvado.

Mi experiencia es que si a Dios le pides algo de corazón y cumples con tu parte, el te lo va a dar y con gusto. En cambio, si a Dios le pides algo que tu corazón no desea, y cuando llega el momento de la verdad le traicionas, e incluso llegas a pedirle perdón sin sentirlo, el va a volcar su furia contra ti. Como dice mi chica, Dios es amor, pero también fuego consumidor. Dios es amor, un amor infinito que uno puede percibir mejor cuanto más cerca está de Él, pero de igual manera es puro fuego destructor. Si a Dios le “tomas el pelo” como he estado haciendo yo estos días por la suciedad de mi corazón, Dios está totalmente dispuesto a quitártelo todo, porque es lo que te mereces, es lo justo.

Pero Dios en su infinito amor es el único ser que yo conozco capaz de perdonar sin límite. Dios aborrece el pecado, pero nos ama. Nos ama tanto que por mucho mal que hayamos hecho en nuestras vidas, si queremos cambiar y estamos sinceramente arrepentidos de nuestros pecados, nuestros errores, Él nos perdona con gusto. El quiere perdonarnos, lo anhela con todo su ser. El quiere que seamos salvos, pero no puede salvar a quien vive sirviendo a Satanás, porque sería injusto, y Dios es amor y justicia.

Lucas 11:23 El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.

Es cierto que muchos dicen que creen que hay algo, algo tiene que haber, pero que ellos no creen en esas cosas de la Biblia y el diablo y demás. Piensan que pueden vivir en un punto muerto, en mitad de las aguas, sin caer ni del lado de Dios ni del lado del enemigo. Pero la Biblia deja claro que o se está de un lado o de otro. O estás con Dios, o estas contra Él. No hay término medio. A Dios no le gustan las medias tintas, no le gustan las cosas templadas, para Él solo hay frío o caliente, o vives para Dios o vives para Satanás.

Dios requiere de valor por nuestra parte. Ser cristiano no es fácil, se requiere esfuerzo y valor.

Josué 1:6-9: 6 Esfuérzate y sé valiente, porque tú serás quien reparta a este pueblo, como herencia, la tierra que juré a sus padres que les daría. 7 Pero tienes qué esforzarte y ser muy valiente. Pon mucho cuidado y actúa de acuerdo con las leyes que te dio mi siervo Moisés. Nunca te apartes de ellas, ni a la derecha ni a la izquierda, y así tendrás éxito en todo lo que emprendas. 8 Procura que nunca se aparte de tus labios este libro de la ley. Medita en él de día y de noche, para que actúes de acuerdo con todo lo que está escrito en él. Así harás que prospere tu camino, y todo te saldrá bien. 9 Escucha lo que te mando: Esfuérzate y sé valiente. No temas ni desmayes, que yo soy el Señor tu Dios, y estaré contigo por dondequiera que vayas.

Anuncios

Autor: Adrian Sancho Chastain

Ingeniero en ciernes enamorado de la naturaleza y deseoso de aprender y mejorar, teniendo los ojos puestos siempre en quien me ha dado todo lo que tengo, Dios. Aquí puedes ver mi perfil de manera más detallada: http://es.linkedin.com/in/adriansancho/

Un pensamiento en “Dios es fiel y da todo al que le obedece

  1. Muy lindo more, Si uno se cae Dios lo levanta. Si uno es fiel, Dios lo Bendice,
    Y si uno es sincero Dios lo limpia de todo pecado. Sé y tengo la certeza que
    Dios hará el milagro en tu vida. él dice en su palabra. Reconócelo en todos
    tus caminos. y él enderezará todas tus veredas. Y por Fé está hecho.
    Filipenses 4;13 Todo lo puedo en cristo, Que me fortalece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s