Todo está por descubrir

Coincidence is God's way of being anonymous

¡Sin excusas! La autodisciplina es la base del éxito

Deja un comentario

Leí hace tiempo un buen libro acerca de la disciplina y el autocontrol. Se llama No Excuses! The Power of Self-Discipline de Bryan Tracy. Me gustaría exponer algunas de las ideas que más me llamaron la atención.

Dice que aproximadamente el 80% de la gente vive soñando con que algún día… conseguirán aquello que siempre han anhelado, sin llegar nunca a nada concreto. Lo peor es que al parecer este tipo de personas tienden a rodearse de gente semejante para poder buscar excusas que justifiquen su propio fracaso. Hace mucho hincapié a lo largo del libro en que las excusas son fatales para el éxito.

La primera regla para el éxito es no poner excusas, sea lo que sea que hagas, nunca pongas excusas.

Los perdedores ponen excusas, los ganadores hacen progresos. Hemos de tener en cuenta que en el mundo hay personas con dificultades mucho mayores que las nuestra que han cosechado grandes éxitos en todos los aspectos de su vida. La realidad es que se necesita una gran disciplina para resisitir nuestra tendencia natural a buscar excusas para nuestros fracasos.

La disciplina es la clave para una vida feliz. Puedes conseguir cualquier objetivo que te propongas si tienes la suficiente disciplina como para pagar el coste que supone dicho logro sin rendirte. El autor define la disciplina o el autocontrol como la capacidad para hacer lo que tienes que hacer, cuando tienes que hacerlo, sin importar cuanto te apetezca. Con disciplina una persona puede llegar tan alto como le permitan sus capacidades, y además es el camino más rápido para llegar. A su vez, la falta de autocontrol es la principal causa de infelicidad.

El seguir siempre el camino más fácil es lo que lleva a la gente a la mediocridad.

La gente tiende a hacer lo que le apetece y le gusta en el momento, sin pensar en las consecuencias a largo plazo.

Cada día hay una lucha interior dentro de nosotros que se debate entre hacer lo que más cuesta y más necesario es, o hacer lo que más nos apetece y más agradable es a corto plazo.

Para triunfar es indispensable oponerse a esa comodidad de hacer siempre lo que más me apetece. La persona exitosa tiene como rasgo definitorio el actuar de manera coherente con sus objetivos a largo plazo. Ese tipo de personas se niegan a sí mismas los vicios y hábitos que son más agradables aquí y ahora pero que saben que no les llevan por el camino por el que quieren ir.

Para tener éxito en todo lo que hagamos, tenemos que negarnos la satisfacción a corto plazo para obtener frutos a largo plazo. Hay que mirar al futuro lo más lejos que podamos para poder VER el tipo de persona en que queremos convertirnos, y entonces volver al presente para ver con claridad que es lo que hay que cambiar para poder obtener esos logros a largo plazo.

Las personas exitosas se aseguran de que todas sus acciones son coherentes con sus objetivos a largo plazo. La palabra más importante en el pensamiento a largo plazo es el SACRIFICIO. Hay que hacer sacrificios a corto plazo para obtener rendimiento en el futuro, es decir, hay que hacer primero lo que es arduo y necesario, que lo que es fácil y divertido. No quiere decir que la vida tenga que ser un camino de angustia, pero sí que hay que prestar atención primero a lo primero.

El placer a corto plazo puede producir dolor a largo plazo. De hecho, una acción dirigida a producir una gratificación inmediata puede llevar a conseguir el efecto contrario al buscado. Recalca el autor que muchas veces se consigue un mejor efecto no haciendo nada que haciendo lo que más nos apetece en el momento.

La gente más exitosa tiene como hábito hacer el tipo de cosas que a la gente ineficaz no le gusta o apetece hacer. A las personas con éxito tampoco les gusta hacer esas cosas, pero las hacen de todas formas, porque saben que es el precio que tienen que pagar por ser felices en el futuro.

La gente exitosa se centra en actividades que están orientadas a conseguir un objetivo, mientras que la gente mediocre se centra en actividades que simplemente sirven para disipar tensiones. Pero lo peor es que el coger el hábito de ir siempre a lo fácil y agradable nos lleva a un estado donde cada vez nos volvemos más débiles y nos sentimos más fracasados. Es como un círculo vicioso que se retroalimenta. Sin embargo, también es posible adquirir el hábito de la autodisciplina y entrar en una espiral de éxitos.

Los malos hábitos son fáciles de adquirir pero difíciles de soportar, mientras que los buenos hábitos son difíciles de adquirir pero muy gratificantes en el día a día.

Cuando uno intenta cambiar, viniendo de la comodidad y el placer instantáneo, debe ser realista y darse cuenta de que todo es duro al principio, todo es díficil antes de ser fácil. Al comienzo todo cuesta más. El autocontrol se puede instaurar como un hábito, y cuando esto sucede, nos resulta más difícil perder el control que mantenerlo. Según el autor, todos los hábitos se pueden aprender. Hay que ser disciplinado, sin excusas, hasta que cada vez resulte más fácil serlo. Si hay un desliz, hay que seguir teniendo disciplina hasta que cada vez resulte más fácil tener control sobre uno mismo en aquellas áreas que nos den más problemas.

Hay, además, una relación directa entre el autocontrol y la autoestima.

Cuanto más practico el autocontrol, más me gusto y más me quiero a mí mismo. Me tengo más respeto y me siento más orgulloso de mí mismo, y tengo una mejor imagen de mí.

Y ocurre lo mismo con las personas a nuestro alrededor, porque al gustarnos más nosotros mismos conseguimos amar más al projimo, ya que uno puede querer a los demás como mucho tanto como se quiere a sí mismo, nunca más. Y dentro de este círculo exitoso (en contraposición al círculo vicioso), resulta que el aumento de nuestra autoestima hace que al prójimo le gustemos más, dándole la posibilidad de amarnos más. Al final parece que todo se reduce a gustar y ser gustado, o en otras palabras, amar y ser amado.

NoExcuses-300x300

Anuncios

Autor: Adrian Sancho Chastain

Ingeniero en ciernes enamorado de la naturaleza y deseoso de aprender y mejorar, teniendo los ojos puestos siempre en quien me ha dado todo lo que tengo, Dios. Aquí puedes ver mi perfil de manera más detallada: http://es.linkedin.com/in/adriansancho/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s